jueves, 16 de septiembre de 2010

Acoger mi cuerpo, sentirme vivo

Sentirme  por dentro,
percibir la vida que corre
caprichosamente por mi interior.

Sentir el peso de mi vida,
acoger el peso de la tuya,
nos descubre vivos, muy vivos.

Percibir esa armonía,
que nos hace gozar de uno mismo,
de la presencia ajena,
y descubrirse habitado,
por uno mismo,
por el otro,
y por el Otro.

Esa armonía,
que nos regala
la paz y serenidad,
que nos anuncia:
¡somos seres bendecidos! Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario