martes, 12 de junio de 2012

SIN PAPELES..., PERO CON CORAZÓN

Hoy no puedo menos que recordar a quienes, como Nasru, viven el drama de una expulsión inminente,... el drama de quienes buscando un futuro mejor, se ven ahogados por la infinidad de papeleos, recursos, abogados de oficio, para luchar contra una máquina institucional, que no sabe de historias, de luchas, de huidas, de soledades, de esfuerzos rotos, o de sueños guardados...
Si en algún lugar se esconde el cuerpo de Cristo, ... también ahí... para ellos esa promesa de luz y sal, para ellos la certeza de que Dios, Alá, o como quieras llamarlo, está contigo, a pesar de no tener papeles...
Han sido muchas colas, impresos, viajes,... has tenido aciertos y errores,... Pero no dudes, que Dios, sigue apostando por los últimos de la fila, sin importarle tu documentación, ni afiliación, ni confesión, ni orientación,... 
Buena suerte, Nasru, en ese viaje inevitable y forzado, ¡ójala encuentres tu lugar en el mundo!, este mundo loco y cargado de miedos y prevenciones, que aún piensa que solo hay fronteras para lo pobres... ¡mala suerte que no te fichara el Barça!
Pero como ya hemos hablado, ya sabes, no estás solo. Solo estás perseguido, como Jesús, ¡curioso! Ánimo en este viaje y gracias por tus empeños, tus esfuerzos, tus luchas ... no te rindas, y sigue buscando... No sé como ayudarte más, solo puedo darte un abrazo humano, fraterno, como los da Dios, que colme de bendiciones tu vida... y que algo, aunque sea poco, te salga bien, como esperas. Un amigo, un hermano. 

video

2 comentarios:

  1. Me gustaría,compartir contigo tú comentario,como persona me es difícil,y sé que no son él origen de nuestra situación ,algún día charlaremos de ello,como cristiano,tienes mí total ánimo y sabes que sí fuera necesario ayuda. Recibe un gran abrazo. Pepe

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pepe, somos seres privilegiados, incluso en la dificultad. Cuando nos acercamos a otras realidades de desarraigo, pobreza, sentirse ilegal, sentirse nadie... el corazón se me encoge, y solo me queda hacer todo lo que esté en mi mano para acompañar, dignificar, y hacer posible que ese sueño de felicidad sea posible para todos, también para Nasru. Gracias Pepe, porque a pesar de ver las cosas algo diferentes, sé que cuento con vosotros... ese es el misterio de la fraternidad, y solo Él, Jesús, lo hace posible.Un fuerte abrazo a ti y a Tere

    ResponderEliminar