viernes, 15 de junio de 2012

¿SEMBRAR O DESTRUIR?

¿A qué dedicamos nuestro tiempo?...  Cada vez que logramos, no centrarnos en nosotros mismos, sino en los demás. Cada vez que buscamos la felicidad ajena, la de quienes comparten con nosotros lo cotidiano o un sencillo espacio en este ancho planeta... Nos damos una oportunidad a experimentar la plenitud, descubrirnos como seres entrelazados, necesitados unos de otros, capaces de vivir esa fraternidad  que se teje siempre que buscamos el bien a nuestro semejante. Es precisamente esa bondad la mejor manera de aliviar y superar cualquier enfrentamiento en el que nos veamos envueltos.
Todo un proyecto de vida, que al estilo de Jesús, puede ir haciendo las cosas distintas, desde el respeto a lo diferente, la compañía ofrecida, o la escucha atenta. Sagrados corazones aquellos que deciden sembrar esas pequeñas  semillas de bondad, que todos llevamos dentro. Destruir, hacer daño, distanciarse, herir, criticar, ... ya sabemos que es fácil, pero no aporta.
Todavía hay quienes pensamos, que lo central es la felicidad de las personas, los hombres, a quienes podemos descubrir como nuestros hermanos... 
¡Gracias, Ibón! por  tu vídeo, claro y sencillo, como esas pequeñas semillas de bondad tan necesarias...

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario