martes, 12 de octubre de 2010

EL CORAJE DE SER MUJER...

En ocasiones nuestros halagos no son acertados, no recogen el fondo de la persona, no le hace justicia. A veces por superficiales, otras por no ser sinceros, cuando hacemos un elogio suena vacío. Hoy en la Fiesta de Pilar, Patrona de los Menesianos en España (aprovecho a felicitar a mis hermanitos, que compartan conmigo este blog...) traemos a la esfera pública y social la figura de María de Nazaret, a la que hemos sobrecargado de tantos ornamentos y adornos, que corre el riesgo de ocultar la esencia de su persona. En el evangelio de hoy, Jesús nos lo recuerda: "Dichoso el que escucha y pone en practica la voluntad de mi Padre". Eso le hizo mujer fuerte, que acompañó a su hijo hasta el final.
Hoy quisiera hacer un homenaje, recuerdo, a tantas mujeres fuertes que han sostenido y sostienen, a veces a duras penas, las vidas de sus hijos. Mujeres de todo tipo, con recursos y sin ellos (la procesión va por dentro), que sufren en silencio por sacar a su hijos adelante. "Madres corajes" que trabajan a destajo, que se privan de caprichos, ¡y hasta de lo necesario!, por sus hijos. Son esas mujeres que no se rinden, a pesar de tener que recoger los platos rotos de sus hijos, derramando el afecto que les queda y recogiendo, en muchos casos, indiferencia. 
¿No son pilares? ... Sí no me cabe duda, y hoy es su fiesta, María de Nazaret, puede ser para todas ellas, referente, aliento, y sostén en los momentos más duros. Ella, María, supo de ellos, y fue capaz , no sólo de acompañar a su hijo, sino alentar a quienes no pudieron.
María, PILAR nuestro, danos el coraje,como menesianos, de estar cerca de quien más nos necesita. Gracias.

1 comentario:

  1. GRacias por este recuerdo explícito a las grandes mujeres, las madres.

    ResponderEliminar